16 Respuestas a “Presentación, por Fernando Rivas”

  1. ¡Fantástico, Fernando!
    Me encanta la línea que has elegido.
    Te sigo desde ahora mismo.
    Un abrazo.

  2. Me gusta esta explicación de un tema que siempre me ha intrigado, profundizar en el misterio de Dios y de la propia naturaleza humana. ¿De qué cojeamos?
    En mi caso recuerdo pocos sueños, pero hay tres que no se me olvidan que tienen relación con mis bajos fondos. El otro conocimiento me ha venido más directo de Dios mismo.
    Gracias por lo que transmites de aprendido y vivido.

    1. Gracias por tu sinceridad. Espero que estos sueños nocturnos se vayan haciendo diurnos. Muchos ánimos y si tienes algún tema que te interese tratar, no dudes en comentarlo. Un saludo cordial.

  3. Muchas gracias Fernando Rivas.
    Esta unvitación es una apertura al conocimiento, que tanta falta nos hace.
    Abre una ventana a la razón y estimula nuestro interior.
    Atte. Paz Vergara

    1. Las gracias a ti por tus palabras de aliento. Igual que he comentado antes, si hay algún tema que te interese, no dudes en decirlo. Un saludo cordial.

  4. Qué buena presentación, Fernando! Dan ganas de leer ya el siguiente post! Un proyecto bonito y sin duda necesario. Un abrazo

  5. Estoy ilusionada. Espero con ilusión tus reflexiones para ver si soy capaz de ascender aunque en algún momento pueda bajar algún peldaño. Gracias , muchas gracias

    1. María Antonia, muchas gracias por tus palabras. En relación a lo de ascender y descender, es una dinámica natural y muy propia del ser humano. Se asciende en algunas cosas y se desciende en otras, al tiempo que para ascender en algunas cuestiones hay que descender en otra. Aquí está el encanto de la escalera. Un abrazo.

  6. La metáfora de la escalera, trasladada al proyecto de itinerario espiritual personal, me parece que hoy día está llena de adherencias muy peligrosas. La escalera como senda lineal hacia el éxito, entendido éste como recompensa al esfuerzo, como sucesión de etapas superadas, como ascenso que te lleva siempre más alto, más lejos, más distante y distinto del resto de los mortales, creo que puede generar mucha frustración y confusión.
    Actualmente la socialización naïf en los valores del olimpismo mal entendido, aboca a la frustración de la inmensa mayoria -cuando no al doping-, ya que sólo un individuo puede alzarse con la anhelada medalla de oro.
    Yo insistiría en la posible doble circulación de esa escalera de Jacob, tanto hacia arriba como hacia abajo. Especialmente indagaría en esta última posibilidad: descender para subir, y alcanzar así la meta del encuentro con el Último de los últimos.

    1. Pedro, como siempre muy acertado. La escalera no es unidireccional, y mucho menos planteada solo en su dimensión de ascenso. Toda auténtica escalera, y más la de Jacob, tiene su dimensión de ascenso y de descenso, ambas estrechamente unidas. La dinámica bíblica, y mucho más la cristiana, es más parecida a una uve invertida, donde es descendiendo como “se asciende”, y en la vida los ascensos son para vislumbrar las posibilidades que nos aguardan, más que como premio a un esfuerzo realizado. Así que muchas gracias por tu “aviso para navegantes”. Un abrazo y muchos ánimos.

  7. Muchas gracias Fernando por este excelente “aperitivo” de lo que, sin duda, serán muchas aportaciones de la gran calidad que tienen tus escritos. Es una magnífica oportunidad para aprender de una manera amena, como ya ocurre en este caso.

  8. Profesor Fernando, ¡genial y que alegria!
    Tarde pero conseguí leer esta publicacion que me da ganas de seguir aprendiendo y compartiendo sobre las cosas desconocidas que nos ofrecen conexion, apreciacion a un valor tan importante sobre las origines. Nos estimulan respetar, sentir unidos y ademas, honrar a los que piensan y actuan diferentes.
    Pienso que es una oportunidad que mane desde tu generosidad.
    Muchas gracias, que El Oculto nos mantiene la fe, esa pasion y felicidad… a seguir descubriendo donde “estan subiendo y bakando los angeles”
    Un abrazo grande desde la tierra lejana…

Responder a Pascual Nonay Alonso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *