Cargando...

Escribe para buscar...

Cultura

Breviario del animal humano

Compartir
45 visualizaciones
Introducción

La publicación en 2019 del Breviario del animal humano por el catedrático de psiquiatría (y codirector de la Revista Deliberar) Enrique Baca supone por su parte una primera obra destinada al público general, tras haber publicado cientos de artículos y varios libros para especialistas en su disciplina. Si los cursos y conferencias del profesor Baca gozaban de un amplio prestigio por su brillantez y claridad, sus escritos, de fuerte carácter académico, no habían estado hasta ahora al alcance de los lectores cultos, pero ajenos al círculo psiquiátrico.

Pero además el Breviario del animal humano es un ejercicio de síntesis que ofrece, de forma aforística, en poco más de cien páginas, las ideas esenciales sobre nosotros mismos que ha elaborado Baca a lo largo de décadas dedicadas al estudio teórico, la investigación empírica y, sobre todo, la práctica clínica. Tras muchos miles de horas dedicadas a la escucha y observación atenta de personas que sufren, Enrique Baca se ha decidido por fin a exponer, de forma rigurosa y accesible, lo que considera fundamental sobre la génesis, estructura y funcionamiento de un ser humano, las claves de su comportamiento, las razones profundas de sus acciones y la dinámica de sus relaciones con los demás.

La selección de citas que aparece a continuación está pensada como una primera introducción a los contenidos del Breviario.

José Lázaro.



Breviario del animal humano. Antología de citas.

Sobre la naturaleza de lo humano

  • Sin conciencia no hay existencia humana y sin cuerpo no hay vida.
  • La vida es siempre corporal, sea cual fuere la dimensión y la forma que adopte dicha corporalidad. Y esto es válido para el organismo más simple y para el más complejo.
  • En la generación de un ser humano son imprescindibles un genoma humano que construya el cuerpo humano y un ambiente humano que desarrolle las características humanas.
  • Herencia (humana) y ambiente (humano) son los elementos imprescindibles para dar lugar a un ser humano.
  • En el ser humano la presencia de la conciencia de sí transforma radicalmente la naturaleza de lo que, en su origen ontogenético, es simple ambiente, y hace que la interacción entre lo que nos circunda y nosotros mismos constituya una entidad específicamente humana que se suele denominar “mundo”.
  • El mundo es, en consecuencia, el resultado de la interacción entre una genética (que, al desarrollarse en tanto individuo, adquiere conciencia de sí misma) y un ambiente (que, al interaccionar con dicha conciencia, queda definitivamente transformado en ambiente humano).
  • Hemos de concluir que el cuerpo humano es el imperativo de realización que se le presenta al espíritu. Incluso, yendo un paso más, debe decirse que el cuerpo es la realidad del espíritu.
  • El ser humano construye y es construido por su mundo a lo largo de todas las etapas de su vida y por eso la muerte puede ser entendida como el límite definitivo, el cese completo de toda posibilidad de relación entre la estructura corporal que soporta la existencia encarnada y el mundo que construyó mejor o peor dicha existencia.
  • Porque la vida humana es una constante y permanente construcción de mundo.
  • El cerebro no explica al hombre, es el hombre el que explica al cerebro.
  • El cerebro es la condición posibilitante que se trasciende a sí misma en la dialéctica con el mundo.
  • Sin cerebro no hay humanidad.
  • Sin mundo no hay humanidad.
  • Pero nunca hay Hombre sino posibilidad potencial de Hombre.
  • El ser humano se nos aparece así, en su generalidad, como un acto imposible siempre en relación de acercamiento progresivo desde lo potencial.
  • La vida humana es una constante y permanente construcción de mundo.
  • Esto convierte al ser humano fundamentalmente en una potencia en desarrollo.
  • Una primera definición de qué es ser humano (en el doble sentido de la palabra “ser” como verbo y como sustantivo) es el ser que se contempla a sí mismo continuamente.
  • La reflexividad pensante y también la reflexividad existencial son las más seguras características de la especie humana en su plenitud funcional.
  • El homo sapiens sapiens pertenece a una insólita especie que se pregunta que es el homo sapiens sapiens y, para colmo, se autodenomina como perteneciente a una especie que ha sido definida por él mismo. No hay ningún otro ser que haga lo mismo, ni en cuanto ente ni en cuanto ser.
  • El hombre es el gran definidor que busca agónicamente poder definirse a sí mismo.
  • La construcción del ser humano es un largo proceso que nunca alcanza su despliegue total. La vida del hombre termina generalmente sin que todas sus potencialidades se hayan convertido en logros actuales.
  • El proceso de construcción de la persona gravita sobre dos elementos radicales y fundamentales: la conciencia de sí y el lenguaje simbólico. Esto dos elementos son los que hacen posible la aparición y mantenimiento de una identidad personal.
  • Si hay un acto, función, experiencia o realidad fáctica que separa radicalmente al ser humano del resto de los seres vivos es el lenguaje.
  • El lenguaje es una potente herramienta de configuración operativa de la realidad.
  • Cuando se plantea qué es el ser humano, siempre se plantea la cuestión de su esencia y de su existencia.
  • En el ser humano, como vamos viendo, esencia y existencia confluyen en dos hechos fundamentales: ser consciente de que se es consciente y hablar.
  • Sobre la identidad de la persona
  • Ya en una edad tan temprana como los 18 meses el niño comienza a decir “no” cuando se le propone u ofrece algo. Esta es la primera señal de que, así como ya ha conseguido identificar su cuerpo como cosa propia y diferenciarlo del resto de las cosas que le rodean, ha comenzado a emerger una instancia que le permite, de forma tosca e inicial, separar la voluntad de los demás de la voluntad propia.
  • La identidad es lo que nos hace reconocernos a nosotros mismos como distintos de los demás y como propios en nuestros pensamientos, en nuestros sentimientos y en nuestra conducta.
  • La identidad nos remite consistentemente a la propiedad reflexiva de la misma.
  • La memoria es la garantía y el sostén de la identidad y actúa manteniendo la constancia de la misma a través del tiempo, de tal manera que cuando desparece la posibilidad de recordar desaparece la identidad del que pierde dicha capacidad.
  • Somos en cuanto recordamos.

Sobre el poder

    • El poder es la expresión humana del dominio.
    • Todo poder es dominio pero no todo dominio es poder.
    • El ser humano domina muchas cosas (y el animal también puede dominar su ambiente y a sus presas) pero solo ejerce poder cuando actúa desde su conducta voluntaria.
    • Manifestaciones evidentes del poder son el poder de la fuerza, el poder del dinero o el poder del conocimiento (y su correlato, la información). Una cuarta es el poder para deformar la realidad y la verdad. Dicho directamente, es el poder de la mentira. No se puede desdeñar un quinto tipo de poder social que emerge fundamentalmente en las culturas de la imagen: es el poder de la fama.
  • El poder absoluto es el horror absoluto.
  • El poder absoluto siempre es poder de un individuo o de un grupo reducido de individuos. Pero incluso cuando lo ejerce un grupo reducido de individuos acaba en las manos de uno de ellos, que se alza así como el único poderoso.
  • El poder absoluto promete siempre la seguridad absoluta a aquellos sobre los que se ejerce a cambio de la absoluta pérdida de la libertad.

Sobre la igualdad

  • No debemos confundir igualdad con uniformidad.
  • La uniformidad es la versión perversa de la igualdad.
  • La uniformidad supone la negación de la identidad personal mientras que la igualdad la sostiene y la realza.
  • La uniformidad es la antítesis de la humanidad.
  • Sin embargo la igualdad es una tendencia fundamental en el progreso de la humanidad.

José Lázaro.



El cultivo de la adolescencia y sus consecuencias

Artículo publicado en ABC el día 1 de noviembre de 2019

(https://www.abc.es/opinion/abci-cultivo-adolescencia-201911010016_noticia.html)

En un reciente y magistral libro del sabio psiquiatra Enrique Baca, titulado: Breviario del animal humano, comienza por sostener su autor que “en la naturaleza de lo humano no es posible separar la influencia genética de la influencia ambiental”.

En las primeras etapas de la vida humana, el recién nacido necesita ser acogido “por un medio lo menos hostil y mas potenciador posible”… que “encarna la madre biológica”. Ello “supone de facto que el recién nacido depende de la benevolencia de quién se encarga de él”. Conforme la vida avanza “el deseo y la necesidad se diferencian de forma más clara” y el niño debe aprender que “la realidad impone límites racionales al deseo sin condiciones”. Por eso una buena educación implica que “dichos límites deben ser claros desde la primera infancia”.

“Los tres primeros años de la vida del ser humano” se caracterizarán por, entre otros avances, “el progresivo conocimiento y aceptación de los límites que la realidad impone al deseo y a la conducta”. En el progreso del desarrollo de la naturaleza humana, el niño descubre la frustración “en la medida en que todas las demandas –de cualquier tipo- …. no sean satisfechas de forma inmediata”. “Todos los intentos de evitar la frustración mediante la eliminación de los límites impuestos desde fuera…supone la generación de una realidad paralela y distinta a la realidad real”.

Cuando el ser humano llega a la adolescencia, en su interior “se va a desarrollar una batalla entre el mundo de lo infantil -recién abandonado- y el mundo de los adultos que aún no ha llegado”. Llegados a este punto, el doctor Baca señala que la “estructura funcional de la adolescencia ……puede pervivir”….por lo que “hemos de ser conscientes de la existencia de adolescentes eternos”.

La edad adulta que sucede a la adolescencia se caracteriza por el “autogobierno y la responsabilidad y asume que el sujeto se encuentra en una dinámica de libertad”. “La libertad supone….. la responsabilidad y la congruencia”. Para Baca, “la libertad es una propiedad interna del sujeto que surge del desarrollo madurativo de este”, lo que significa que sin madurez educativa la libertad es una palabra vacía de contenido; por tanto deja de existir. De hecho, señala el autor que “el principal enemigo de la libertad es el miedo a la responsabilidad”, hasta el punto de que “la libertad sea percibida como una carga y no como un logro humano”.

Como consecuencia del devenir de la madurez del ser humano, encontramos “desviaciones….que constituyen…errores existenciales”, tales como “la dependencia y la utilización”. La dependencia aparece cuando “el sujeto no se respeta a si mismo” y por tanto se subordina “a quién se considera como elemento de protección”. La utilización, la define el autor como “la falta de respeto a la dignidad, a la identidad y a los derechos del otro utilizado”.

Todo lo dicho hasta ahora sobre la naturaleza humana, además de estar magistralmente expuesto con autoridad científica por el doctor Baca, es bien conocido y sobre todo utilizado por los populismos, ya que sus discursos políticos necesitan para tener éxito de sociedades inmaduras, es decir, adolescentes. El famoso y asombrosamente vigente lema enunciado de Eva Perón: “donde existe una necesidad nace un derecho” sólo puede tener vigencia –no real por su imposible materialización- política en sociedades inmaduras y por tanto irresponsables.

Muy recientemente sufrimos en España las consecuencias de este tipo de políticas:

  • Una enorme caída del PIB y de la renta per cápita, que tardamos en recuperar casi una década; mucho más que ningún otro país, salvo Italia, y algo nunca acontecido antes, junto con:
  • Un brutal crecimiento del desempleo y la consecuente dependencia del Estado de cada vez mas gente, amén de:
  • Un excepcional crecimiento del déficit fiscal, de la deuda pública –mayormente exterior- que además de hipotecar -sin su permiso- a las nuevas generaciones nos deja sin margen de actuación para una nueva crisis.

En un sistema democrático las sociedades tienen -es una tautología- los gobiernos que merecen, incluso si estos se basan en políticas y comportamientos irresponsables.

En España, la educación -sobre todo la pública- ha sido conquistada por demagogos y pedagogos –quienes dicen como se debe enseñar lo que ellos ignoran- que han cultivado suficientes años una enseñanza para la adolescencia eterna que tanto abunda. Cuando los padres se manifiestan -armados de pensamiento progresista– en contra de los deberes y los exámenes, están anunciando el cultivo de errores existenciales como la dependencia y la utilización, en los tristes términos descritos por el doctor Baca.

Prácticamente todas las propuestas y medidas del actual gobierno en funciones están alineadas y destinadas a una sociedad inmadura y dependiente. La inmadurez se manifiesta mediante creencias irracionales en propuestas irrealizables o de consecuencias perniciosas para toda la sociedad; véase si no, el panorama de la patria peronista. La dependencia es el resultado del abandono de la responsabilidad y por tanto de la libertad: “Uno de los más preciados dones que los dioses dieron a los hombres” según Don Quijote.

Jesús Banegas.



Etiquetas:
Siguiente artículo