La Iglesia vasca no se disuelve, por Arcadi Espada

 

 El 22 de abril de 2018 Arcadi Espada publicó en El Mundo, Cartas a K.: La Iglesia vasca no se disuelve.

Mi liberada:

Coincidiendo con el anuncio de disolución de la banda de asesinos nacionalistas, los obispos del País Vasco, Navarra y Bayona emitieron este viernes un comunicado en el que piden perdón. Aunque no sé cómo lo sabe, el editorial de este periódico determinaba que era un «sincero perdón». El anuncio de la banda supone un importante progreso moral: por primera vez reconoce que algunos de sus asesinatos no estuvieron bien y pide perdón por ellos. O sea que ETA ya nunca pedirá perdón a todas sus víctimas. Hummm… Lo reconozco. Este titular deberá esperar quince días, que son los que faltan para que se produzca la disolución efectiva de la banda en el paisaje (¡pobre paisaje lo que le espera!) y su último comunicado, donde quizá lo dé todo.

El comunicado de los obispos vasconavarroiparraldes no anuncia su disolución (también debo ser prudente: a lo mejor quieren esperar quince días para coincidir con el brazo militar), pero la noticia que trae es sensacional. Una de las grandes noticias españolas del último tiempo. Está contenida en este párrafo: «Somos conscientes de que también se han dado entre nosotros complicidades, ambigüedades, omisiones… por las que pedimos sinceramente perdón». En todos los periódicos los titulares están mal puestos. Dos ejemplos: «Los obispos vascos se disculpan por sus ‘complicidades’ con el terrorismo». «Los obispos vascos piden también perdón por sus complicidades con ETA». Los titulares padecen de un efecto simpático. El adverbio del segundo permite advertirlo con claridad. También. El efecto está lógicamente condicionado por la sincronía. Y provoca la importante consecuencia de colocar a los obispos en el perímetro moral de los asesinos. Tal vez no andaba tan incierto el editorial del periódico como yo pensaba. Si los obispos han elegido pedir también perdón (y el mismo día) debe de ser una petición sincera, porque significa que aceptan ser parte de ETA, y entiéndase parte como debe entenderse, aunque en realidad me importa un rudo pimiento cómo se entienda. Vuelvo al centro. La petición de perdón de los obispos no es el titular que corresponde a esta fase de la formación social capitalista. El titular correcto y el que daría exacta noticia del asombro sería de este estilo: «La Iglesia vasca reconoce su complicidad con ETA». No aclara la Iglesia en cuál de las tres versiones descritas por el diccionario:

  1. Que manifiesta o siente solidaridad o camaradería. Un gesto cómplice.
  2. m. y f. Participante o asociado en crimen o culpa imputable a dos o más personas.
  3. m. y f. Persona que, sin ser autora de un delito o una falta, coopera a su ejecución con actos anteriores o simultáneos.

Es muy importante la versión de que se trate. La primera actúa únicamente en la esfera moral. Pero las dos restantes entrañan claras responsabilidades penales. Tal vez prescritas, pero indiscutibles. Ya comprendo que urgida por la pasión redentora la Iglesia vasca se haya comportado de un modo omnicomprensivo. Pero una vez descargada, a la imborrable manera de aquel Laín Entralgo, debería aclarar este punto. Y no hay que descartar que la Fiscalía pueda ayudarla. Pero no debo desviarme en consideraciones terrenales. Hay que volver a la magnitud exacta de la tragedia. Se puede calibrar leyendo el punto 4 del comunicado. Que dice: «Además del inmenso y prolongado sufrimiento infligido por la violencia, nuestro pueblo ha padecido un daño espiritual y social incalculable, provocado por las ideologías totalitarias e idolátricas que alimentaron el fenómeno terrorista. En el momento presente, nuestra sociedad tiene que afrontar el reto de la reconstrucción moral y de la reconciliación. La Iglesia quiere contribuir a esta tarea consciente de que la reconstrucción moral está en íntima conexión con los valores evangélicos». Es decir: la Iglesia vasca (sinécdoque) se adhirió a las ideologías idolátricas y traicionó los valores evangélicos sobre los que ahora pretende basar la reconstrucción moral de la sociedad vasca. Pas mal! Cada vez lo veo más como el periódico. Cada vez más sincero.

Explícito y bien titulado el reconocimiento de la idolatría, ya estamos mejor preparados para abordar la cuestión concreta del perdón y su sinceridad. Sobre el perdón yo he mantenido siempre con algunas víctimas la discrepancia contenida en uno de mis más célebres aforismos: «El problema de los que exigen perdón a ETA es que habrán de dárselo». Pero dejemos eso ahora. El perdón a los etarras ha concitado una vasta literatura. Por ejemplo: para la hipótesis de que ETA llegue a pedir perdón en forma, y aunque sea en el último minuto, se ha insistido siempre en varias condiciones previas. Casi todas tienen una textura de sinceridad y otras gelatinas que me resulta poco manejable. Pero una me ha parecido de interés: la obligación de que ETA aclare todos aquellos crímenes, con sus complicidades, que no han sido expuestos. Muchos asesinatos de la banda nacionalista son de autor desconocido. Pero eso solo es la punta del hielo. Hay una hermética y terrible historia sumergida de ETA que solo ETA conoce y de la que debe dar cuenta. Entre las más elementales condiciones para el otorgamiento del perdón está el reconocimiento de la culpa. Y reconocer la culpa es, primero, exponerla en toda su dimensión. ¡Tenemos que saber de qué estamos hablando! Ni siquiera veo que se trate de una exigencia moral. Yo la veo puramente mecánica, lógica, sucesiva. Primero una cosa y luego otra.

O sea que ya se sabe por dónde muerdo. Después de la importante noticia, genérica, panorámica, que dio ayer la Iglesia vasca es el momento de entrar en los detalles. No debería amilanarle a la Iglesia el conocido refrán: «El diablo está en los detalles». Personas con más autoridad que el anónimo refranero, como Flaubert o Mies van der Rohe (©Los días y las frases) han sostenido que es precisamente el buen Dios el que está en los detalles. Hay que ponerse. He insinuado que la Iglesia vasca no parece tener intención de disolverse y dispone, así, de mucho más de quince días (y no hablemos si entra en liza su complicidad con lo eternal) para dar detallada noticia de lo que fueron esas complicidades. Nombres, apellidos, fechas, circunstancias, texto y contexto de su caída sin fondo en la idolatría. Como detalla la estupenda guía del Opus Dei, las imprescindibles 4C para una buena confesión:

Clara: señalar cuál fue la falta específica, sin añadir excusas.

Concreta: decir el acto o pensamiento preciso, no usar frases genéricas.

Concisa: evitar dar explicaciones o descripciones innecesarias.

Completa: sin callar ningún pecado grave, venciendo la vergüenza.

Y así podrás seguir ciega tu camino.

Arcadi Espada

 



 

 

 La Iglesia católica y los separatismos, por Mariano de las Nieves

 

Aún esta fresca la aparición de esa especie de “descargo de conciencia” que la Iglesia vasca, por medio de sus legítimos representantes -los obispos-, ha hecho en fechas pasadas con gran publicidad en los medios.

Sorprendentemente ha habido pocas reacciones públicas y solo el artículo de Arcadi Espada ha supuesto una especie de rayo de luz en medio de la habitual atmósfera de veladuras y escaqueos.

Pero un hecho así y dado lo que está cayendo, invita a no quedarse quieto y, sobre todo, a no quedarse mudo.

Es muy español (aunque nos fastidie) la oferta de la cebada al burro ya muerto y, recuérdenlo, una cebada que no se pone en la boca del cadáver sino en el rabo. Para que quede clara su doble inutilidad, su papel irritante de gesto desde la contumacia.

Pero bien descargada está la conciencia de los señores obispos si nos sirve para recordar con precisión lo que pasó en Euskadi (como les gusta decir) en los llamados “años de plomo”. Algunos estuvimos cerca y pudimos observar sin grandes dificultades la obscenidad de la toma de partido exhibida con desparpajo. Aunque no está de más recordar que tales golpes de pecho se dan cuando ya ETA está sin capacidad de matar (aunque si de dar palizas, amedrentar en grupo y hacer la vida imposible a la gente). Pero frente a esto, por lo visto, aún hay que guardar un prudente silencio.

Sin embargo, nadie habla de la iglesia catalana. Y de su correlativa iglesia balear. En estas zonas de España (con perdón) se está siguiendo milimétricamente el camino de la iglesia vasca. Con una ventaja: como allí no hay muertos (todavía) pueden hacerlo sin hipocresías circunstanciales y sin tener que retorcer los argumentos.

Y debajo de eso un gran problema teológico/político ¿Cómo es de compatible lo católico con las “iglesias nacionales”?  ¿cómo se compagina el mensaje de amor universal con la sostenida creación de un enemigo? No ya el amor, sino el simple respeto ¿está reservado en exclusiva a los propios? ¿Es el obispo de Solsona un prelado católico?

Ya sé que al sector volteriano de Deliberar (donde muchas veces, y voluntariamente, me coloco) todo ello le parecerá irrelevante, pero para Tractoria y para el Euskadi Profundo, es decir para el carlismo disfrazado, no lo es ni mucho menos (y para cientos de miles de españoles, tampoco).

Esperemos no tener que aguantar una farisaica petición de perdón de los bisbes catalans dentro de unos añitos (Porque si ganan no lo pedirán nunca).

 

CODA:

A propósito de burros (estos vivos)  Juan Soto Ivars ha dicho algo que merece la pena reseñar.

En una entrevista de José Mª Robles, que le preguntaba por la “mayor lección que le había enseñado la vida”, Soto Ivars ha respondido: “Si intentas enseñar a pensar a un burro, pierdes el tiempo y cabreas al burro”.

A citar.

 

Mariano de las Nieves

Compartir