NORMAS EDITORIALES

Todo texto (deliberación) que se publique en Deliberar habrá sido previamente revisado, evaluado y editado por su Comité Editorial (CE).

Los textos tendrán que contar al menos con aportaciones de dos autores desde el momento en que se publican. Toda deliberación iniciada quedará permanentemente abierta a eventuales contribuciones de otros colaboradores. El CE enviará a los colaboradores de la revista los textos que hayan sido aprobados para abrir nuevas deliberaciones y aceptará, para su evaluación, cualquier nueva aportación que reciba de los colaboradores para añadir a las deliberaciones ya iniciadas y disponibles públicamente en la revista.

La extensión de la aportación que inicie la deliberación sobre un nuevo tema tendrá como máximo dos mil palabras. Cada una de las aportaciones que aparezcan a continuación tendrá un máximo de mil palabras. (El CE podrá hacer alguna excepción a esta regla por causas justificadas, como ocurre en la deliberación titulada “Tolstoi: ¿conversión o locura?”, en la que ya la carta citada para poder abrir el diálogo duplica esa extensión).

El CE responderá personalizadamente a las sugerencias y aportaciones procedentes de sus promotores, socios, suscriptores y colaboradores, pero no mantendrá correspondencia sobre otros originales no solicitados.