15 Respuestas a “La tiranía del pensamiento positivo, por Carlos J. González Serrano”

  1. M encanto el articulo y coincido mucho, el stress la ansiedad q muchos trasitamos a diario es normal para mi la mayoria d las veces, y creo q debemos controlarlas y no sentirlo como algo imposible ya q las consecuencias son fatales, y creo q si nos enfocamos en actividades q podemos disfrutar mas, se minimiza esta ansiedad q causa malestar de manera importante .

  2. Pienso que las nuevas espiritualidades nacieron del fracaso de las tradicionales. Con algunas excepciones la humanidad ha tenido que acatar la idea de lo sobrenatural bajo normas de religiones institucionales.
    No se le ha dado guía ni libertad para encontrar el propio camino, y seguimos así.
    Que liberador sería que cada uno pudiera expresar su espiritualidad sin que fuera condenada.
    Gracias por la reflexión. Me hace sentir caminando a mi aire!

  3. Excelente , gracias , así es . Recuperar la dignidad del pensamiento de sabernos entes con emociones propias de la conducta humana.

  4. Muy de acuerdo con la idea de esa tiranía que se ha ido estableciendo soterradamente en donde el individuo disidente es señalado por no ” saber gestionar sus emociones”. Tanta positividad solo crea individuos irreales y faltos de crítica imperando lo políticamente correcto y el histrionismo a veces. Allá donde voy comercios, espacios públicos, medios de comunicación todos ellos con eslóganes facilones para individuos inmaduros e influenciables. Un mundo oscuro paradójicamente.

  5. Pienso que llevas mucha razón, yo no creo que se pueda menospreciar a las nuevas espiritualidades tipo mindfullness, creo que surgen por la misma necesidad humana que surgieron entonces otras religiones, ahora en decadencia y desfasadas a nuestro tiempo. Eadem sed aliter.

  6. Así es, no hay que dejarse llevar por esa literatura que te da fórmulas para superar todas esas patologías sistémicas, la reflexión personal bien fundamentada es la mejor manera de superar esos baches psicológicos.

  7. Excelente artículo. Lo peor de los libros de culpa y el borrado del sistema socioeconómico que provoca que, por ejemplo París y criar a un/a hijao/a resulte heroico o imposible. Pero tampoco podemos despreciar el esfuerzo individual, indispensable para gestionar la propia vida.

  8. El sistema nos tiene a todos bajo esta forma de vivir tan distraida y complaciente, pero que solo funciona como un efecto placebo que, no solo no ayuda a eliminar el estres o la ansiedad, ya que cuando esta vuelve es quiza mucho peor que antes, a este sistema le interesa que estemos distraidos sin poder pensar, para que así, no hagamos absolutamente nada, y como dice este articulo ser basicamente unas maquinas sin pensamientos.
    Exelente articulo, Carlos es un grande!.

  9. Interesante, pero algo difusa la exaltación, si he entendido bien, de la colectividad frente “neoliberalismo”, a los intereses de las corporaciones (aunque también se mente al estado).
    En este sentido me gustaría recalcar el eslogan de: de esto salimos más fuertes del gobierno. O saldremos todos unidos, frases que bien podrían tomarse de un libro de Cohelo.
    ¿No es, precisamente, este sentido de colectivo el que genera una lógica estresante?
    Si yo estoy estresado, es mi responsabilidad. Algo, permítaseme, que de individualismo o de liberal tiene poco. ¿Por qué? Porque ¿Qué es estar estresado? Se está estresado por comparación con la corriente colectiva super wonderfull.
    Sin entrar en cuestiones semánticas, un liberal, neo o no, puede tener la percepción de que es responsabilidad suya su estado anímico (algo que quizás podríamos tildar de estoico). Pero no se verá oprimido por una élite “colectivizada”.
    Me explico, en palabras de nuestro expresidente más duradero en el cargo, “Si todo está no puede venir un tío a decirte que todo va genial”.
    Hoy las grandes corporaciones y los gobiernos intervencionistas muestran síntomas de alergia ante las libertades individuales, necesarias para construir la hipotética intelequia de la libertad colectiva.
    Si estoy enfadado, triste o estresado nadie, estado o corporación, va decirme como debo sentirme y, ojo, nadie va a solucionarme el problema que me genera este estrés.
    ¿Pues no es otra forma de autoayuda barata decirles la gente que los demás son quienes deben solventarle los problemas?
    En fin, desde mi humilisísima opinión, mucho menos leída que la suya, y también quizás por eso errada en la interpretación, que la utilización de determinadas expresiones desluce la idea principal. Generalmente cuando me topo con una crítica al “neoliberalismo”, quizá por una diferente conceptualización, me cuesta proseguir la lectura libre de prejuicios.
    Hoy las grandes corporaciones, adalides de eso que se ha venido en llamar “neoliberalismo” tiene comportamientos típico de regímenes totalitarios, que nada tiene que ver con “lo liberal”.
    Saludos Cordiales.

    1. sobre el tema ” neoliberal” Lo q yo entiendo es cuando el estrés te lo produce la política económico que te puede desestabilizar.

  10. El hombre (ser) masa, como muy bien lo diría Ortega y Gasset, reproducido hoy en esa literatura de “ayuda y autoayuda”.

    Encantador artículo.

  11. Siempre acertado (no asertivo). O, ¿será que somos ideológicamente coincidentes? Un gusto leer tus artículos, propios y de otros). Saludos.

  12. Personalmente nunca creí en esos libros o cursos de autoayuda. Pienso q tenemos un instinto que es el q nos guia. Y cuando debemos decir basta a lo q nos hace mal y viene de fuera debemos plantarnos y hacerlo.

  13. Cito: “nada en el mundo puede … sustraerle [a un hombre] el control de su propio pensamiento.” Sí. Esto es muy cierto pero lamentablemente y cada vez más, ir siempre contracorriente no solo agota hasta la extenuación a los pocos sujetos que conseguimos hacerlo, sino que según voy viendo, yo diría que estamos a punto de que incluso esto se pueda lograr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *