Vae iuvenis! por Cecilio de Oriol

 1,802 Visitas totales

Las noticias de la prensa sobre la reforma educativa son descorazonadoras. No ya por la invasión de una neolengua abstrusa y llena de significantes vacíos (puestos en circulación por parte de los/las que se ufanan precisamente en conseguir una especie de victoria lingüística) sino por el absoluto desconocimiento de lo que son los mecanismos por los cuales la infancia incorpora saberes y valores.

Se puede dudar ante la idea de que se trate de simple ignorancia o de maquiavélica estrategia.

Pero cuando usted lea esto (en el improbable caso de que lo lea) la tropelía estará ya hecha y, a lo mejor, será el momento de hacer palidecer a los que la han perpetrado. Pero ¡ay! un elemento me hace desconfiar de la eficacia de las comprobaciones a posteriori: es posible que la normalización que implica toda persistencia haya hecho desaparecer los efectos, aunque no las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *